Conferencias

Comienza tu revolución psicológica: piensa bien, para sentirte bien

Debemos conseguir que la mente se mire a sí misma, sin tapujos ni autoengaños, para que descubra lo absurdo, lo inútil o lo peligroso de su manera de funcionar. Para cambiar la mente hay que hacer tres cosas: dejar de mentirse a sí mismo (realismo); aprender a perder (humildad) y aprender a discriminar cuándo se justifica actuar y cuándo no (sabiduría).

La mente puede crear la más deslumbrante belleza o la más devastadora destrucción; puede ser la causante de los actos más nobles y altruistas, o la responsable del egoísmo más infame. Como veremos a lo largo de la conferencia, la mente humana no es un dechado de virtudes a la hora de procesar la información, pero podemos perfeccionar su funcionamiento y lograr así una mejor calidad de vida. El conflicto es claro: no podemos prescindir de ella, pero tampoco podemos aceptar lo insano y la irracionalidad sin más. La complejidad de la mente no justifica resignarnos a una vida de insatisfacciones, miedos e inseguridades; nada justifica el sufrimiento innecesario.

Libro
Duración

Idioma
Idioma

Editorial
Formato